Análisis de líneas y metas

Análisis de líneas y metas

Líneas y Metas

  • Primera línea: Iglesia evangelizada y evangelizadora: Pastoral bíblica

    Se percibe que la Biblia todavía es algo aparte, no es el alma del proceso. Se continúan planteando cursos, escuelas bíblicas como algo aparte de la pastoral y además, como libro académico.

    El material que reparte Juan José en la generalidad, no se tiene en cuenta para las comunidades, no se fotocopia, no se impulsa la lectura orante de la Palabra.

    La Biblia se vende como un libro acreditado que vale la pena leer, pero no se hacen aportes para seguir creciendo en contacto con la vida y la Palabra. La Biblia como libro para comprar y no libro para la vida (libro para adornar la sala de la casa y no leerlo porque se ensucia, agrego yo).

    No se logra entender ni tampoco operar el criterio de la Biblia como animadora de la pastoral. Se valora la experiencia de lectura orante de la Palabra en Armenia y en Venecia. Se está empleando como estrategia para casa abierta la preparación de la Palabra para el domingo y más tarde, pasa a ser una casa de reunión con miras al retiro fundamental.

    Visiteo integral permanente

    Es una de las debilidades más notorias en todas las parroquias, debido a los miedos de las personas, pero no se ve que se busquen estrategias para organizarla. Se valora la creatividad de la vicaría de Armenia para pensar en iniciativas que les permitan comenzar a implementar el visiteo permanente.

    El asunto de la sectorización falta completarlo en varias parroquias. Se han perdido mapas, se han perdido documentos de sectorización solo por el hecho de no llevar un archivo parroquial.

    Pequeñas comunidades

    Pequeñas comunidades

    Hay 89 pequeñas comunidades en toda la diócesis. La vicaría de Caldas tiene 36 pequeñas comunidades. Es decir, el 40.4% de las comunidades está en la vicaría de Caldas.

    En un conjunto de parroquias se notó que en un período de 3-4 años el crecimiento de las comunidades fue muy pobre o nulo. La deserción de miembros obliga a la fusión e incluso a la desintegración, pero incluso, se registran períodos en los que no hubo actividades tendientes a desatar el proceso evangelizador y ello ha sido un factor determinante para que no haya crecimiento ni evolución.

    No se nota aún que las pequeñas comunidades sean las que dinamicen la vida parroquial. La conciencia de comunidad aún no se configura y todavía se perciben como grupos.

    Consejo de pastoral parroquial

    Solo hay un consejo propiamente que es el de la Catedral, en el resto de las parroquias no existe. La causa es la falta de afinar la sectorización, el visiteo permanente y los ministerios.

    Se percibe que no hace parte de la prioridad para formarlo como el plan lo contempla conformado: responsables de sector y cabezas de ministerio. Hay parroquias que tienen dos o tres pequeñas comunidades, pero luego no hay claridades de cómo seguir avanzando y ello, debido a que definitivamente no se conoce el sistema de evangelización SINE, sus etapas y los pasos de cada etapa para seguir avanzando. Lo que ciertamente trae como resultado que el proceso se trunque y no se note que evolucione.

    Plan operativo

    Plan operativo

    Se hizo el esfuerzo de escribir algo, de sentarse a planear algo e incluso, en algunas parroquias se hizo con los laicos.

    Todavía se reduce el plan operativo a un cronograma. Pero sentarse a pensar cuál es el objetivo más propicio, a qué problema responde, qué estrategias hacer, cómo pensar nuestra acción pastoral, qué realmente priorizar, aún no se llega a este tipo de claridades. Algunas parroquias no lo han hecho o aún no lo envían.

    Algunas parroquias estuvieron atentas a recibir sugerencias e incluso pidieron asesorías que se realizaron oportunamente.

    Pero definitivamente, la mayoría de planes operativos dejan ver que la manera como se está concibiendo la acción pastoral en la diócesis tiene como dos vertientes que son paralelas, de un lado, las comunidades de nueva evangelización y de otro lado, el trabajo de atención y conservación que tradicionalmente hemos venido haciendo en la parroquia a través de la misa, de los tiempos litúrgicos fuertes y de algunas acciones de culto como las fiestas patronales, la Virgen del Carmen, y otras advocaciones marianas.

    Pero no hay una mirada unificante, no se alcanza a entender ni a visualizar que es a través de este plan pastoral, como esa otra pastoral, la de los alejados, o la de quienes participan esporádicamente o de la gran masa, o las visitas a veredas o las visitas a centros educativos, etc. Está contemplada en el plan a través del visiteo permanente, de las misiones kerigmáticas y que, para ello, se necesita fortalecer mucho más la primera línea en cada una de sus metas.

    Misiones kerigmáticas

    Sí se han realizado en un número reducido debido a que se han privilegiado otras formas de convocatoria como la casa abierta o la convocatoria cerrada (de invitación personal o abierta) que se aconsejan, para la formación de las dos o tres primeras comunidades, pero que luego, se debe pasar al visiteo permanente y al desarrollo de la misión kerigmática según lo establece el proceso SINE.

  • Segunda línea: Una Iglesia consciente y atenta a la realidad cambiante

    Meta: la parroquia cuenta con un diagnóstico pastoral actualizado

    En la mayoría de las parroquias no se tiene diagnóstico, no ha sido considerado aún. Algunas tienen datos de censos que se han realizado pero están archivados, no se han utilizado para hacer análisis y tomar decisiones en torno a los resultados que puedan arrojar.

    Algunas parroquias comienzan a dar uso a la ficha sobre familia que organizaron entre el ministerio de familia y el ministerio diocesano de solidaridad social.

  • Cuarta línea: Una Iglesia que hace opción preferencial por la familia

    Meta: Ministerio de familia

    Un grupo de parroquias está asistiendo a las capacitaciones para formar a sus responsables.

    Meta: Ministerio de jóvenes

    0.26% de las parroquias tiene ministerio de jóvenes

  • Quinta línea: Una Iglesia defensora de la vida y de los DD.HH.

    Meta: Ministerio parroquial de solidaridad social