Historia

25 años anaunciando a Jesús y construyendo un nuevo rostro de iglesia “Para que Tengan Vida”.

  • Video 25 años de la Diócesis de Caldas
  • Un vistazo a la historia Diocesana
  • Retos a lo largo de la historia Diocesana
  • Primer reto: organizar el Seminario
  • Segundo reto: evaluar a los 10 años y planear
  • Documentos del magisterio que han sido iluminadores
  • Lo esencial del Plan Pastoral
  • Lanzamiento del Plan centrado en la Nueva Evangelización
  • Actualización de las líneas y metas del plan diocesano
  • Visita de evaluación a las parroquias por el equipo del Codine
  • Análisis de líneas y metas
  • 25 años de Nuestra Diócesis de Caldas, septiembre de 2011
  • Reto para el futuro inmediato

Video 25 años de la Diócesis de Caldas

Ver más ...

Un vistazo a la historia Diocesana

Historia

El Papa Juan Pablo II, cuando comenzó el nuevo milenio escribió una Carta Apostólica, en la que nos invitaba siguiendo el ejemplo de Jesús con el apóstol Pedro a “remar mar adentro” para pescar. Pedro y los primeros compañeros confiaron en la palabra de Cristo y echaron las redes. “Y habiéndolo hecho, recogieron una cantidad enorme de peces” (Lc 5,6).

Siguiendo al Papa también esta frase “remen mar adentro”, resuena para nosotros participantes en esta Octava Asamblea diocesana y nos invita a recordar con gratitud el pasado, a vivir con pasión el presente y a abrirnos con confianza al futuro: Jesucristo es el mismo, ayer, hoy y siempre” (Hb 13,8)

“Y Dios sigue pasando”

A través de esta expresión quiero hacer la lectura del pasado, el presente y el futuro de nuestra Diócesis. La planteo como una clave que conduzca nuestra mirada a la acción permanente de Dios en la historia y en la vida de cada uno. Es el reto que tenemos de hacer una lectura teológica de cada uno de los acontecimientos para participar personal y comunitariamente en el acontecer de Dios en medio de nosotros.

Recordemos con gratitud nuestro pasado:

Hicimos parte de la arquidiócesis de Medellín. El crecimiento acelerado de la ciudad desde mediados del siglo pasado repercutió negativamente en las zonas rurales, tanto en el Norte como en el Sur. Las parroquias de los pueblos vieron reducido el número de sus sacerdotes y la pastoral se enfocaba sólo desde la problemática urbana. A los pastores les quedaba poco tiempo para visitarnos y sus múltiples obligaciones al servicio de la Iglesia universal como en el caso del cardenal López Trujillo, lo llevaban a vivir en otro mundo. Por eso, un paso significativo de Dios por nuestras tierras antioqueñas fue la creación de las diócesis de Apartadó, Girardota y Caldas.

Sin duda alguna, el Señor “estuvo grande con nosotros y nosotras” cuando nos llegó el primer Obispo Monseñor Germán García Isaza, el 14 de agosto de 1988. Significó el comienzo de la construcción de un rostro nuevo de Iglesia, “La búsqueda del rostro propio de la nueva diócesis”, según sus propias palabras. Esos primeros años estuvieron llenos de creatividad, de entusiasmo y valentía para resolver en comunión con el Obispo las necesidades y retos que iban apareciendo en esta nueva diócesis en su mayoría rural. El escudo y el lema diocesano son una creación colectiva en la que participamos muchos con ideas, sugerencias, propuestas. Sus elementos: Jesucristo simbolizado en la cruz, la Palabra de Dios en el libro abierto, el escudo de la Virgen de Las Mercedes, patrona de la Catedral y de la Diócesis, el cayado y la pica, instrumentos del pastor, del minero y el campesino, la rama de café, fuente de trabajo. El lema tomado de las palabras de Jesús: “Para que tengan vida” (Juan 10,10).

Todo esto nos habla de una Iglesia que quería nacer y crecer, con los pies en la tierra, llamada a iluminar la realidad con la persona de Jesús quien nos ofrece sentido para la vida, en otras palabras, participación en el Reino de Dios aquí y ahora.

Ver más ...

Retos a lo largo de la historia diocesana

Retos a lo largo de la historia

Un reto es algo que nos desafía, que nos hace pensar, buscar ayuda, unirnos a otros y otras para superarlo, sacarlo adelante. Es un sueño que buscamos hacerlo realidad. Los creyentes sabemos que sin la fuerza del Espíritu es imposible conseguir los propósitos, lograr lo que parece imposible.

Ver más ...

El primer reto: organizar el Seminario

Retos a lo largo de la historia

Pues no era posible continuar en el de Medellín. “Manos a la obra”: a través de un volante con este nombre, el obispo Germán invita, después de dar razones, “a todos los cristianos de la nueva diócesis a pedirle a Dios que llame a muchos de nuestros jóvenes a dedicar su vida al servicio de sus hermanos, como sacerdotes. A los muchachos y a los jóvenes, a que abran las puertas de su corazón a Dios, si sienten que los llama a ayudarle a salvar el mundo…” Termina diciendo: “Construiremos nuestro propio Seminario”.

Y “Dios volvió a pasar”. Muchísimas personas, entre ellas las señoritas Inés y Margarita Barreneche, de Caldas, escucharon el llamado y dijeron: “Es el Señor”, su respuesta fue aportar una buena parte del terreno para este fin. El 2 de febrero de 1989, nace el Seminario antes de cumplir 6 meses de vida diocesana, con 11 teólogos. Ese mismo año se empezó la construcción y fue terminada para el comienzo del año lectivo del 92, el 24 de enero.

Sin duda alguna que el Seminario, también en sus casi 23 años, como “semillero” ha contribuido a la construcción comunitaria del “rostro nuevo de la Iglesia diocesana”: Las palabras del Obispo siguen vigentes y son expresión del soplo del Espíritu Santo: “El Seminario debe ser muestra de lo que es la Diócesis…El Seminario es la cuna de la Diócesis…deberá tener su estilo que lo identifique. A ustedes les toca ir marcando ese estilo, dejar huella”.

Retos a lo largo de la historia

Rápidamente se fueron creando los distintos servicios diocesanos: la curia, la central católica para coordinar la ayuda a las personas más necesitadas, la primera en Caldas y luego otras en cada una de las parroquias. La motivación del obispo empezaba así: “¿Dar o no dar limosna en Caldas?” Sí, definitivamente. Porque nuestro Señor nos enseñó que es preciso compartir los bienes con los más necesitados, ya que el dueño de todas las cosas es Dios, que las hizo para todos, y los bienes que tenemos, los tenemos en administración, de la que tendremos que rendir cuentas”.

La comisión de catequesis y los catecismos de primera comunión y confirmación, en los que apareció la mano experimentada de Monseñor Germán. La difusión de la Biblia como iluminadora de toda la acción pastoral.

La comisión de pastoral social centrada en la defensa de la persona humana y el respeto por sus derechos. De ella nació a comisión Vida, Justicia y Paz, la novena de Navidad por la Vida y la Paz así como la elaboración de la cartilla “Artesanos de Paz”, para facilitar la educación de nuestra gente en este tema fundamental. Otras actividades que surgieron de la comisión fueron la organización de la Semana de la Paz cada año y 6 foros dentro de las mismas semanas por la Vida y por la Paz.

La comisión de la Vida religiosa, responsable de animar las diferentes comunidades que prestan sus servicios en las parroquias y el resto de las comisiones que siguen trabajando con empeño.

Más tarde surge la Vicaría pastoral, responsable de animar el quehacer pastoral en la diócesis y parroquias.

En 1997, fueron aprobadas por el Ministerio de Comunicaciones, 9 emisoras comunitarias. Han sido y seguirán siendo, si valoramos su importancia, los mejores instrumentos para la evangelización.

En 1998, La Fundación Educativa Tercer Milenio: institución de carácter privado, católica e inspirada en el Evangelio, para la formación de mujeres y hombres, se fundamenta en el propósito permanente de la construcción de un ambiente pedagógico que humanice y personalice al estudiante y su medio. Es el fruto de la unión de la Escuela de La Locería y el colegio de señoritas de la parroquia Nuestra Señora de Las Mercedes.

En 1999, como respuesta a la situación de indigencia de personas y familias en Caldas, se creó la Fundación Volver a Vivir, con la colaboración de la Locería Colombiana, el apoyo de la Conferencia episcopal italiana, y la solidaridad de algunas personas del mismo pueblo. Actualmente bajo la orientación de las hermanas Misioneras de Jesús.

Ver más ...

Segundo reto: evaluar a los 10 años y planear

Retos a lo largo de la historia

Después de compartir mucho sobre cómo celebrar los 10 años de vida diocesana, nos decidimos por la necesidad de evaluar antes que todo y planear. El proceso lo encabeza el Obispo con dos sacerdotes. De agosto a noviembre del 98: visitan todas las parroquias, realizan encuentros para escuchar a los sacerdotes, las religiosas, los grupos. Se hace una encuesta escrita a los alejados de algunas parroquias, por iniciativa de los mismos sacerdotes.

Y Dios sigue pasando: la acogida fue muy positiva, hay alegría porque se brinda la oportunidad de hablar, de ser escuchados, de opinar sobre la marcha de la diócesis, las parroquias, el comportamiento del obispo y los sacerdotes. En cada lugar, además de señalar los logros, se identifican los problemas sociales, económicos, religiosos, la repercusión de la crisis cafetera y minera en casi todo el territorio diocesano, la violencia guerrillera y paramilitar que ya se insinúa.

Los problemas más acuciantes que señalan los laicos en ese momento (1998) son:

Desempleo, pobreza, drogadicción especialmente en los jóvenes, el licor, la prostitución, las madres solteras, el machismo, los hogares desunidos, la corrupción, poca madurez en la práctica del Evangelio, dependencia de los sacerdotes, crítica, chismes, poco sentido de comunidad y de pertenencia, apatía religiosa y política, campesinos sin tierra propia, ricos poco solidarios, la atracción que ejercen otras Iglesias (sectas). En algunas partes bandas e inseguridad. Violencia guerrillera y paramilitar en algunos lugares. Poca colaboración de las autoridades frente a los problemas de drogadicción e inseguridad.

La tabulación de lo aportado y la posterior devolución a través de talleres en cada parroquia, en el año 99, dispone el corazón de todos para el paso siguiente: iniciar el proceso de elaboración del Plan diocesano de Pastoral. Estos talleres fueron animados por equipos conformados por los seminaristas. Dos circunstancias estimulan el compromiso: la primera, el fallecimiento del P. Álvaro Ramos, segundo rector del Seminario, el 15 de octubre del 98, pionero de distintas iniciativas pastorales, entre ellas la necesidad de analizar la realidad y elaborar un plan facilitador del trabajo para transformarla y los círculos bíblicos. La segunda, de carácter universal, pero con repercusión en nuestro medio, la preparación del Año Jubilar, año de gracia al comienzo del Tercer milenio y ocasión para celebrar los 2000 años del nacimiento de Jesús, su Pascua que significa encarnación y redención.

Monseñor Germán resume así el proceso: “Finalmente, después de un lento pero concienzudo proceso de reflexión y consulta con grupos representativos de nuestra comunidad diocesana, la continua participación del Clero, los Seminaristas y las Religiosas, y luego del trabajo reflexivo del Equipo animador del Plan de Pastoral, todo con la acertada orientación del Dr. Javier Jaramillo, tenemos entre las manos los elementos esenciales del Plan Pastoral para los cinco próximos años.

Ahora se llegó el momento de mirar una y otra vez tanto el objetivo que dibuja la Iglesia Particular que deseamos tener, como las Líneas de consenso que hemos escogido para lograrlo. Si tenemos esto bien claro en la mente, y mantenemos el corazón enamorado de Jesús y de la Iglesia que Él nos confió, iremos creando con cada comunidad parroquial, las acciones pastorales que convengan”.

Ver más ...

Documentos del magisterio que han sido iluminadores:

Documentos
  • Santo Domingo: IV Conferencia General del Episcopado Latinoamericano. República Dominicana, octubre 12-28 de 1992: Temática: Nueva Evangelización, Promoción Humana, Cultura Cristiana. Jesucristo ayer, hoy y siempre. En la segunda parte: Jesucristo evangelizador viviente en su Iglesia, capítulo 1: La Nueva Evangelización.
  • Aparecida: V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y Del Caribe, Aparecida, Brasil, mayo de 2007. Temática: 1ª parte: La vida de nuestros pueblos hoy: Los discípulos misioneros. 2ª parte: La vida de Jesucristo en los discípulos misioneros: La alegría de ser discípulos misioneros para anunciar el Evangelio. 3ª parte: La vida de Jesucristo para nuestros pueblos
  • Exhortación Apostólica Postsinodal VERBUM DOMINI del Papa Benedicto XVI, fruto del Sínodo de los Obispos sobre La Palabra de Dios, celebrado en el Vaticano, del 5 al 26 de octubre de 2008. 1ª parte: Verbum Dei: El Dios que habla. 2ª parte: La Palabra de Dios en la Iglesia. 3ª parte: La Palabra en el mundo: La misión de la Iglesia: anunciar la Palabra de Dios al mundo.

    Me parece interesante que todos nos preguntemos: ¿Qué influencia concreta han tenido estos documentos en nuestro compromiso pastoral? ¿Los sacerdotes se los hemos dado a conocer a los laicos y laicas? ¿Iluminan nuestras vidas y están contribuyendo a nuestra madurez en la fe y el compromiso pastoral?

Ver más ...

Lo esencial del Plan Pastoral

Retos a lo largo de la historia

Objetivo General: Anunciar desde nuestra realidad diocesana, la Buena Noticia que el Padre Dios nos ofrece en Jesucristo, para edificar con la fuerza del Espíritu, una Iglesia constructora del Reino de Dios, que sea comunidad de comunidades, que celebran y testimonian su fe y generan nuevos modelos de vida al estilo de Jesús.

Líneas de consenso: Estas son las líneas pastorales escogidas como prioritarias, orientadas a construir la Iglesia Diocesana de Caldas que deseamos y soñamos, iluminados por el Evangelio y la Doctrina de la Iglesia Universal: La Diócesis de Caldas quiere ser una Iglesia

  1. Evangelizada y evangelizadora. Un anuncio centrado en la persona de Jesucristo, el Salvador, y la Virgen María, madre y modelo de los creyentes.
  2. Una Iglesia consciente de su cultura antioqueña y atenta a la realidad con sus múltiples desafíos. Una Iglesia que apoyándose en los valores de la cultura antioqueña del Suroeste cercano, afronta los desafíos que le plantea la realidad.
  3. Una Iglesia participativa, festiva y creativa en la celebración de su fe. El pueblo ha expresado continuamente el deseo de que en las liturgias católicas las personas puedan tomar parte activa, según su propia condición; que sean liturgias festivas, que expresen la alegría de haber sido salvados; que sean liturgias creativas, que mantengan viva la eterna novedad del Misterio que celebramos.
  4. Una Iglesia con programas permanentes de formación para todos sus agentes pastorales. Aunque es con la fuerza del Espíritu como se evangeliza y construye el Reino, todos los agentes pastorales deben prepararse continuamente para ser cada vez mejores instrumentos en las manos de Dios.
  5. Una Iglesia que da acompañamiento preferencial a la familia, la niñez y la juventud, y a los más pobres. En la familia hay que atender a todos, pero esta Iglesia Diocesana hace una opción preferencial hasta el año 2005, por los sectores de la población que aparecen como los más necesitados en este momento.
Ver más ...

Tercer reto: llega el obispo José Soleibe Arbeláez, y hace el lanzamiento del Plan centrado en la Nueva Evangelización (Agosto 16 de 2003)

Retos a lo largo de la historia

El periódico Palabra y Vida: Es uno de los primeros empeños del obispo José para reforzar los medios de evangelización. Actualmente lleva 8 años de vida y 88 ediciones. Refleja en cada una de sus páginas reflexiones, orientaciones y acciones para hacer realidad con la fuerza del Espíritu y el amor de la Virgen María, el rostro nuevo de la Iglesia que vamos construyendo.

Y Dios sigue pasando. En el lenguaje de los sociólogos, la Nueva Evangelización puede representar “la visión compartida” de los que integramos la Diócesis. “Ésta es la fuerza capaz de crear el entusiasmo, la persistencia y el positivismo que requiere un proceso de gran envergadura”.

Con el correr del tiempo, aparecen con nitidez las actitudes ya anunciadas, especialmente en los sacerdotes: entusiasmo en unos, resistencia y evasión en otros. Estas dos últimas son muy comunes entre nosotros los colombianos. Nos damos cuenta, por otra parte, de la necesidad de cultivar las actitudes básicas, no sólo con nuestras propias fuerzas e iniciativas sino sobre todo con la apertura al Espíritu del Señor, principal animador y conductor de la Iglesia.

Estas actitudes fueron fundamentales en el proceso de construcción colectiva del Plan Diocesano y lo son más ahora en el caminar de la NE. Necesitamos cada día, Obispo, Sacerdotes, Religiosas y Laicos: disposición positiva, escuchar a los demás, conciencia de que todos aportamos, buscar el beneficio común. El Señor no nos salva individualmente sino en Comunidad, en Pueblo, en Iglesia.

Ver más ...

Actualización de las líneas y metas del plan diocesano

Líneas y metas del plan diocesano

El consejo diocesano de NE (Codine), integrado 3 laicas, 1 religiosa, 7 sacerdotes y el Obispo, en la evaluación del proceso y de su acompañamiento a finales del 2008, ve la necesidad de actualizar algunas de las líneas y sus metas desde la NE. Éstas quedan así: Nuestra Iglesia de Caldas quiere ser:

  1. Una Iglesia evangelizada y evangelizadora, casa y escuela de comunión:

    1. Discípula misionera.
    2. Comunión de comunidades.
    3. Renovada en la vida sacramental y celebrativa desde el proceso evangelizador.
    4. Una Iglesia ministerial.

    Metas:

    1. Fomento de la pastoral bíblica entendida como animación bíblica de la pastoral.
    2. Feligreses y miembros de las pequeñas comunidades realizan con frecuencia la lectura orante de la Palabra.
    3. El visiteo integral permanente se ha incrementado en cada una de las parroquias.
    4. Se prioriza la conformación y el fortalecimiento de pequeñas comunidades en la parroquia.
    5. Se intensifica la formación litúrgica y sacramental en los agentes y destinatarios.
    6. La parroquia cuenta con el consejo pastoral parroquial, conformado por los responsables de sector y los responsables de ministerios.
    7. La parroquia realiza un plan operativo anual, acorde con las líneas y metas diocesanas.
  2. Una Iglesia consciente y atenta a la realidad cambiante con sus múltiples desafíos.

    Metas:

    1. La parroquia cuenta con un diagnóstico pastoral actualizado.
    2. La diócesis hace análisis de coyuntura una vez por semestre.
    3. Se crea un observatorio social en la diócesis.
    4. Los sacerdotes y laicos comprometidos participan activamente en los comités interinstitucionales de cada municipio.
  3. Una Iglesia en proceso de educación en la fe que da formación a todos sus agentes pastorales.

    Metas:

    1. Se crea un centro de pastoral para la formación de los agentes.
    2. La diócesis forma sacerdotes y laicos en universidades e institutos en áreas de interés para la pastoral.
    3. Los ministerios diocesanos capacitan agentes en las áreas de interés pastoral.
    4. Se atiende con solicitud la catequesis de adultos en las pequeñas comunidades.
    5. El seminario mayor forma en el plan diocesano.
  4. Una Iglesia que hace opción preferencial por la familia para evangelizarla.

    • Promotora y defensora de la familia

      Metas:

      1. En cada parroquia se organiza la escuela básica de educación de la fe (E.B.E.F.) y se fortalece la Infancia misionera y Sembradores de paz.
      2. En cada parroquia se organiza el ministerio de jóvenes.
      3. Se incrementa la formación y el acompañamiento al magisterio a través de la pastoral educativa diocesana y de la parroquia.
    • Que evangeliza los niños y los jóvenes

      Metas:

      1. los sacerdotes y el Obispo son sensibles a la cuestión social.
      2. Se restablece la comisión diocesana de vida, justicia y paz.
      3. Se crea en cada parroquia el ministerio de acción social.
      4. Se promueve la creación, reflexión y el accionar de una pastoral rural.
      5. Se realiza una intensa promoción, formación y divulgación de los DD.HH.
Ver más ...

Visita de evaluación a las parroquias por el equipo del Codine, el Obispo y dos sacerdotes, febrero-julio de 2011

Visita Codine

Este informe nos permite descubrir el avance, el estancamiento o el retroceso de la NE en la diócesis, las parroquias y los agentes pastorales: sacerdotes, religiosas y laicos/as.

Vale la pena que volvamos sobre él en cada parroquia y Vicaría, pero además, que lo tengamos en cuenta en esta asamblea diocesana a la hora de proyectar la evaluación de los 25 años que alcanzaremos en el 2013 y de pensar en los correctivos para el futuro.

Presento un resumen y sugiero la lectura y el estudio en cada parroquia y vicaría.

El momento de oración- reflexión al inicio de la visita (sacerdotes)

La disposición que hubo para compartir. Las características del perfil evangelizador como necesario hoy, la urgencia de la oración personal para lograr una mayor intimidad con el Señor y la urgencia por la unidad y la fraternidad desde nuestro ser de evangelizadores, reconocimiento hecho por la mayoría.

Necesitamos mayor apasionamiento por la evangelización, mayor gozo y entusiasmo, dado que los resultados a veces no corresponden a lo que quisiéramos conseguir ya.

Lo central del ministerio es entregar a Jesús como nuestra mayor riqueza, esto requiere una experiencia personal y profunda del Señor, en la que todavía debemos crecer todos.

A todos los sacerdotes les gustó que la visita se iniciara con un momento de oración.

La reunión con los/as coordinadores/as de comunidades y algunos responsables de ministerios

La alegría de la gente: se sintieron acogidos y contentos por ser tenidos en cuenta para mirar como el proceso se desarrolla en la parroquia. El ser invitados para hablar de la pastoral, expresaron esperanza, empeño y mucho ánimo para salir adelante. Muchas personas compartieron experiencias personales y testimonios de vida. Se expresó el deseo de seguir adelante con el proceso evangelizador.

Algunos no tenían claridad en torno a la reunión que era básicamente para conocer cómo se llevaba a cabo el plan pastoral diocesano en la parroquia.

Sorprende que los laicos que hacen parte del grupo central de la parroquia no conozcan el plan diocesano ni tampoco conocen con propiedad el desarrollo del SINE.

Ver más ...

Análisis de líneas y metas

Líneas y Metas
  • Primera línea: Iglesia evangelizada y evangelizadora: Pastoral bíblica

    Se percibe que la Biblia todavía es algo aparte, no es el alma del proceso. Se continúan planteando cursos, escuelas bíblicas como algo aparte de la pastoral y además, como libro académico.

    El material que reparte Juan José en la generalidad, no se tiene en cuenta para las comunidades, no se fotocopia, no se impulsa la lectura orante de la Palabra.

    La Biblia se vende como un libro acreditado que vale la pena leer, pero no se hacen aportes para seguir creciendo en contacto con la vida y la Palabra. La Biblia como libro para comprar y no libro para la vida (libro para adornar la sala de la casa y no leerlo porque se ensucia, agrego yo).

    No se logra entender ni tampoco operar el criterio de la Biblia como animadora de la pastoral. Se valora la experiencia de lectura orante de la Palabra en Armenia y en Venecia. Se está empleando como estrategia para casa abierta la preparación de la Palabra para el domingo y más tarde, pasa a ser una casa de reunión con miras al retiro fundamental.

    Visiteo integral permanente

    Es una de las debilidades más notorias en todas las parroquias, debido a los miedos de las personas, pero no se ve que se busquen estrategias para organizarla. Se valora la creatividad de la vicaría de Armenia para pensar en iniciativas que les permitan comenzar a implementar el visiteo permanente.

    El asunto de la sectorización falta completarlo en varias parroquias. Se han perdido mapas, se han perdido documentos de sectorización solo por el hecho de no llevar un archivo parroquial.

    Pequeñas comunidades

    Pequeñas comunidades

    Hay 89 pequeñas comunidades en toda la diócesis. La vicaría de Caldas tiene 36 pequeñas comunidades. Es decir, el 40.4% de las comunidades está en la vicaría de Caldas.

    En un conjunto de parroquias se notó que en un período de 3-4 años el crecimiento de las comunidades fue muy pobre o nulo. La deserción de miembros obliga a la fusión e incluso a la desintegración, pero incluso, se registran períodos en los que no hubo actividades tendientes a desatar el proceso evangelizador y ello ha sido un factor determinante para que no haya crecimiento ni evolución.

    No se nota aún que las pequeñas comunidades sean las que dinamicen la vida parroquial. La conciencia de comunidad aún no se configura y todavía se perciben como grupos.

    Consejo de pastoral parroquial

    Solo hay un consejo propiamente que es el de la Catedral, en el resto de las parroquias no existe. La causa es la falta de afinar la sectorización, el visiteo permanente y los ministerios.

    Se percibe que no hace parte de la prioridad para formarlo como el plan lo contempla conformado: responsables de sector y cabezas de ministerio. Hay parroquias que tienen dos o tres pequeñas comunidades, pero luego no hay claridades de cómo seguir avanzando y ello, debido a que definitivamente no se conoce el sistema de evangelización SINE, sus etapas y los pasos de cada etapa para seguir avanzando. Lo que ciertamente trae como resultado que el proceso se trunque y no se note que evolucione.

    Plan operativo

    Plan operativo

    Se hizo el esfuerzo de escribir algo, de sentarse a planear algo e incluso, en algunas parroquias se hizo con los laicos.

    Todavía se reduce el plan operativo a un cronograma. Pero sentarse a pensar cuál es el objetivo más propicio, a qué problema responde, qué estrategias hacer, cómo pensar nuestra acción pastoral, qué realmente priorizar, aún no se llega a este tipo de claridades. Algunas parroquias no lo han hecho o aún no lo envían.

    Algunas parroquias estuvieron atentas a recibir sugerencias e incluso pidieron asesorías que se realizaron oportunamente.

    Pero definitivamente, la mayoría de planes operativos dejan ver que la manera como se está concibiendo la acción pastoral en la diócesis tiene como dos vertientes que son paralelas, de un lado, las comunidades de nueva evangelización y de otro lado, el trabajo de atención y conservación que tradicionalmente hemos venido haciendo en la parroquia a través de la misa, de los tiempos litúrgicos fuertes y de algunas acciones de culto como las fiestas patronales, la Virgen del Carmen, y otras advocaciones marianas.

    Pero no hay una mirada unificante, no se alcanza a entender ni a visualizar que es a través de este plan pastoral, como esa otra pastoral, la de los alejados, o la de quienes participan esporádicamente o de la gran masa, o las visitas a veredas o las visitas a centros educativos, etc. Está contemplada en el plan a través del visiteo permanente, de las misiones kerigmáticas y que, para ello, se necesita fortalecer mucho más la primera línea en cada una de sus metas.

    Misiones kerigmáticas

    Sí se han realizado en un número reducido debido a que se han privilegiado otras formas de convocatoria como la casa abierta o la convocatoria cerrada (de invitación personal o abierta) que se aconsejan, para la formación de las dos o tres primeras comunidades, pero que luego, se debe pasar al visiteo permanente y al desarrollo de la misión kerigmática según lo establece el proceso SINE.

  • Segunda línea: Una Iglesia consciente y atenta a la realidad cambiante

    Meta: la parroquia cuenta con un diagnóstico pastoral actualizado

    En la mayoría de las parroquias no se tiene diagnóstico, no ha sido considerado aún. Algunas tienen datos de censos que se han realizado pero están archivados, no se han utilizado para hacer análisis y tomar decisiones en torno a los resultados que puedan arrojar.

    Algunas parroquias comienzan a dar uso a la ficha sobre familia que organizaron entre el ministerio de familia y el ministerio diocesano de solidaridad social.

  • Cuarta línea: Una Iglesia que hace opción preferencial por la familia

    Meta: Ministerio de familia
    Un grupo de parroquias está asistiendo a las capacitaciones para formar a sus responsables.

    Meta: Ministerio de jóvenes
    0.26% de las parroquias tiene ministerio de jóvenes

  • Quinta línea: Una Iglesia defensora de la vida y de los DD.HH.

    Meta: Ministerio parroquial de solidaridad social

Ver más ...

Carta Pastoral de Mons. José, dirigida a las Instituciones y comunidad en general con motivo de los 25 años de Nuestra Diócesis de Caldas, septiembre de 2011

25 años Dióces de Caldas

Como todos y todas la debimos leer, destaco algunas cosas que me parecen importantes para nuestra historia:

La diócesis tiene 1.414 km2 y una población de 230.000 habitantes.

Está situada en 11 municipios, tiene 26 parroquias y un centro de culto, La Albania. Están organizadas en 5 vicarías (grupo de parroquias vecinas): Caldas, Santa Bárbara, Fredonia, Amagá, Armenia. Al comenzar la diócesis eran 20 parroquias y 28 sacerdotes, han sido creadas 6: Jesús Nazareno, en Camilo C (Amagá), La Sagrada Familia, en Caldas, barrio Mandalay, Santa Ana, en Damasco (Santa Bárbara); Santísima Trinidad, en Caldas; en Pueblito, N.S del Perpetuo Socorro (Armenia), en La Tablaza, María Estrella de la Nueva Evangelización (La Estrella).

En este momento trabajamos en la diócesis 51 sacerdotes, 2 estudian en Roma Teología Biblica, Catequesis y pastoral juvenil. 11 prestan un servicio misionero en Colombia y en otros países.

Sacerdotes ordenados en la diócesis: 50

Sacerdotes que han hecho todo el proceso de formación en el Seminario de La Santa Cruz: 21.

Y Dios sigue pasando. El obispo José termina su carta pastoral hablándonos de la diócesis que queremos. Toma como referente Hch. 2,42: Nos dice, “Tengamos en cuenta estas características de las primeras comunidades y ojalá las pongamos en práctica:

  1. La verdadera fe es lo que lo impacta a uno de tal manera que lo lleva a cambiar de vida. Creer en Jesucristo, es cambiar de vida, llenarse de amor, de ilusión, de esperanza, de compromiso con el bien de los demás.
  2. Los creyentes se reunían alrededor de la Palabra y la Eucaristía. Si bien los primeros cristianos también oraban por la salud, y al principio se obraban milagros, era para hacer sentir viva la presencia de Dios y dar apoyo a la evangelización, como obra de Dios, no para colocar a los fieles alrededor de ciertas personas. Los cristianos no vivían pendientes de los que sacaban espíritus, ni de los que hacían sanaciones, ni vivían pendientes de imponer las manos. A la misma Virgen María, no la buscaban sobre todo para pedirle favores, sino para que les ayudara en su encuentro con Jesús. Por eso, no debemos exagerar las devociones que tenemos sino recordar siempre que la centralidad de nuestra fe debe estar en la Palabra de Dios, la Eucaristía, la comunidad y la vida de oración.
  3. La comunidad tenía una importancia grandísima y por eso queremos destacar esa importancia en nuestras pequeñas comunidades. Entre nosotros la pequeña comunidad juega un papel fundamental, pues allí es donde vivimos y alimentamos mejor nuestra conversión, y unidos podemos realizar un trabajo apostólico, serio y comprometido en una gran solidaridad para poder llegar a los demás.
  4. Finalmente, hagamos de la oración permanente la manifestación de la presencia continua del Espíritu Santo entre nosotros. “Todo con oración y nada sin oración”. Ella nos hace sentir la acción del Señor en nuestro apostolado.”
Ver más ...

Reto para el futuro inmediato

Retos para el futuro inmediato

Una evaluación que nos permita sistematizar lo realizado en estos 25 años, pues así descubriremos:

  • Si el modelo de Iglesia diocesana que estamos construyendo es fiel al Evangelio de Jesús de Nazaret.
  • Si estamos utilizando los medios y recursos que nos ayuden a responder a los retos del momento presente.
  • Si logramos articular todas las pastorales en torno a la NE e incorporamos la participación activa de los laicos y las laicas en cada una de las parroquias.
  • Si el proyecto de Nueva Evangelización dinamiza toda la pastoral diocesana.
  • Si estamos nutriendo el anuncio misionero del Evangelio con la Lectura Orante y una espiritualidad fundada en el Evangelio de Jesús.

Requerimos para esto la ayuda de expertos tanto para realizar la evaluación como para planear la respuesta a los retos del futuro a 5 o 10 años.

Recordemos finalmente que la Nueva Evangelización es el camino que señala hoy la Iglesia. El Papa Benedicto XVI creó el Pontificio Consejo para la Nueva Evangelización y señaló como tema para el Sínodo de los Obispos que se celebrará en el Vaticano el próximo año: “La Nueva Evangelización para la transmisión de la fe cristiana”.

Los invito ahora para que hagamos memoria de los hermanos y hermanas que ya han pasado a la Casa del Padre, entre ellos, nuestro primer pastor, 8 sacerdotes, campesinos y campesinas, laicos y laicas que han participado de distintas maneras en los procesos parroquiales y diocesanos:

Sacerdotes

  • Máximo Álzate Gómez, 24 de agosto de 1997
  • Álvaro Ramos, 15 de octubre de 1998
  • Iván Gaviria, 17 de mayo de 2006
  • Monseñor Germán García Isaza, 11 de octubre de 2006
  • Manuel Zapata
  • Mario Mejía Escobar, 12 de febrero de 2011
  • Conrado Zuluaga Mejía, 21 de octubre de 2011
    Asamblea diocesana, Amagá, noviembre 9 de 2011
  • Mario Ospina Jaramillo
Ver más ...