Primer reto: organizar el Seminario

El primer reto: organizar el Seminario

Retos a lo largo de la historia

Pues no era posible continuar en el de Medellín. “Manos a la obra”: a través de un volante con este nombre, el obispo Germán invita, después de dar razones, “a todos los cristianos de la nueva diócesis a pedirle a Dios que llame a muchos de nuestros jóvenes a dedicar su vida al servicio de sus hermanos, como sacerdotes. A los muchachos y a los jóvenes, a que abran las puertas de su corazón a Dios, si sienten que los llama a ayudarle a salvar el mundo…” Termina diciendo: “Construiremos nuestro propio Seminario”.

Y “Dios volvió a pasar”. Muchísimas personas, entre ellas las señoritas Inés y Margarita Barreneche, de Caldas, escucharon el llamado y dijeron: “Es el Señor”, su respuesta fue aportar una buena parte del terreno para este fin. El 2 de febrero de 1989, nace el Seminario antes de cumplir 6 meses de vida diocesana, con 11 teólogos. Ese mismo año se empezó la construcción y fue terminada para el comienzo del año lectivo del 92, el 24 de enero.

Sin duda alguna que el Seminario, también en sus casi 23 años, como “semillero” ha contribuido a la construcción comunitaria del “rostro nuevo de la Iglesia diocesana”: Las palabras del Obispo siguen vigentes y son expresión del soplo del Espíritu Santo: “El Seminario debe ser muestra de lo que es la Diócesis…El Seminario es la cuna de la Diócesis…deberá tener su estilo que lo identifique. A ustedes les toca ir marcando ese estilo, dejar huella”.

Retos a lo largo de la historia

Rápidamente se fueron creando los distintos servicios diocesanos: la curia, la central católica para coordinar la ayuda a las personas más necesitadas, la primera en Caldas y luego otras en cada una de las parroquias. La motivación del obispo empezaba así: “¿Dar o no dar limosna en Caldas?” Sí, definitivamente. Porque nuestro Señor nos enseñó que es preciso compartir los bienes con los más necesitados, ya que el dueño de todas las cosas es Dios, que las hizo para todos, y los bienes que tenemos, los tenemos en administración, de la que tendremos que rendir cuentas”.

La comisión de catequesis y los catecismos de primera comunión y confirmación, en los que apareció la mano experimentada de Monseñor Germán. La difusión de la Biblia como iluminadora de toda la acción pastoral.

La comisión de pastoral social centrada en la defensa de la persona humana y el respeto por sus derechos. De ella nació a comisión Vida, Justicia y Paz, la novena de Navidad por la Vida y la Paz así como la elaboración de la cartilla “Artesanos de Paz”, para facilitar la educación de nuestra gente en este tema fundamental. Otras actividades que surgieron de la comisión fueron la organización de la Semana de la Paz cada año y 6 foros dentro de las mismas semanas por la Vida y por la Paz.

La comisión de la Vida religiosa, responsable de animar las diferentes comunidades que prestan sus servicios en las parroquias y el resto de las comisiones que siguen trabajando con empeño.

Más tarde surge la Vicaría pastoral, responsable de animar el quehacer pastoral en la diócesis y parroquias.

En 1997, fueron aprobadas por el Ministerio de Comunicaciones, 9 emisoras comunitarias. Han sido y seguirán siendo, si valoramos su importancia, los mejores instrumentos para la evangelización.

En 1998, La Fundación Educativa Tercer Milenio: institución de carácter privado, católica e inspirada en el Evangelio, para la formación de mujeres y hombres, se fundamenta en el propósito permanente de la construcción de un ambiente pedagógico que humanice y personalice al estudiante y su medio. Es el fruto de la unión de la Escuela de La Locería y el colegio de señoritas de la parroquia Nuestra Señora de Las Mercedes.

En 1999, como respuesta a la situación de indigencia de personas y familias en Caldas, se creó la Fundación Volver a Vivir, con la colaboración de la Locería Colombiana, el apoyo de la Conferencia episcopal italiana, y la solidaridad de algunas personas del mismo pueblo. Actualmente bajo la orientación de las hermanas Misioneras de Jesús.