Campaña Diocesana del Diezmo

¿Qué sabes del diezmo?

 El Diezmo es la oportunidad de apoyar económicamente la obra iniciada por Jesús, es una manera de cooperar en la evangelización de nuestros pueblos, dándole al Señor algo de lo que Él nos regala “Y siempre te daré, oh Dios parte de lo que tú me des” (Génesis 28,22).

Con el diezmo, le presentamos al Señor los primeros frutos de nuestra cosecha, es decir, las obras de nuestras manos, el fruto de nuestro trabajo, rindiendo nuestra economía a su Señorío. Así pues, todo el diezmo de la tierra, de la semilla de la tierra o del fruto del árbol, es del SEÑOR; es cosa consagrada al SEÑOR” (Levítico 27,30).

Es salir al encuentro de Jesús al ejemplo de la viuda pobre, quien no se desprendió de sus sobras ¡ella dio lo que tenía!  “Yo les aseguro que esta viuda pobre ha dado más que todos los otros. Pues todos han echado de lo que les sobraba, mientras ella ha dado desde su pobreza”. (Marcos 12, 43-44).

Es una forma de agradecer a Dios por todas sus bondades y de recordar que su divina providencia nunca nos abandona. Den gracias al Señor, porque él es bueno, porque su amor perdura para siempre”. (Salmo 136,1).

Con tu diezmo aportas a que la Iglesia

continúe haciendo vida el encargo de Jesús: ¡Evangelizar!

En tu parroquia o en la cuenta de ahorros Bancolombia #10812364330 (a nombre de la Diócesis de Caldas) puedes entregarlo.

¡Sin duda, Dios recompensará su generosidad!