Campaña Diocesana del Diezmo

¿Qué sabes del diezmo?

 El Diezmo es la oportunidad de apoyar económicamente la obra iniciada por Jesús, es una manera de cooperar en la evangelización de nuestros pueblos, dándole al Señor algo de lo que Él nos regala “Y siempre te daré, oh Dios parte de lo que tú me des” (Génesis 28,22).

Con el diezmo, le presentamos al Señor los primeros frutos de nuestra cosecha, es decir, las obras de nuestras manos, el fruto de nuestro trabajo, rindiendo nuestra economía a su Señorío. Así pues, todo el diezmo de la tierra, de la semilla de la tierra o del fruto del árbol, es del SEÑOR; es cosa consagrada al SEÑOR” (Levítico 27,30).

Es salir al encuentro de Jesús al ejemplo de la viuda pobre, quien no se desprendió de sus sobras ¡ella dio lo que tenía!  “Yo les aseguro que esta viuda pobre ha dado más que todos los otros. Pues todos han echado de lo que les sobraba, mientras ella ha dado desde su pobreza”. (Marcos 12, 43-44).

Es una forma de agradecer a Dios por todas sus bondades y de recordar que su divina providencia nunca nos abandona. Den gracias al Señor, porque él es bueno, porque su amor perdura para siempre”. (Salmo 136,1).

Con tu diezmo aportas a que la Iglesia

continúe haciendo vida el encargo de Jesús: ¡Evangelizar!

En tu parroquia o en la cuenta de ahorros Bancolombia #10812364330 (a nombre de la Diócesis de Caldas) puedes entregarlo.

¡Sin duda, Dios recompensará su generosidad!

Pentecostés Juvenil 2019

“Con alegría recibamos al Espíritu que nos da vida”

La Pastoral Juvenil de la Diócesis de Caldas, realizó en la parroquia María Estrella de la Nueva Evangelización (del corregimiento de La Tablaza), una vigilia de oración para celebrar la fiesta de Pentecostés, encuentro que congregó a más de 400 jóvenes pertenecientes a los diferentes grupos juveniles de la jurisdicción.

Entre cantos, manifestaciones artísticas, sonrisas, oración y compartir, la Iglesia Joven de este territorio, permaneció en vela clamando la presencia del Espíritu Santo. A propósito de esta actividad, el Pbro. César Augusto Guzmán Muriel, delegado diocesano para la Pastoral Juvenil, expresó: “Durante el encuentro hicimos eco de tres anuncios de Dios para los jóvenes que el papa Francisco cita en su Exhortación Apostólica Christus Vivit (Cristo Vive): Dios los ama, Cristo los salva, Cristo vive… para terminar diciendo que solo el Espíritu Santo da plenitud a la vida del joven”.

Esta vigilia se ha institucionalizado como uno de los grandes momentos en el que los jóvenes levantan sus voces en nuestra Iglesia Diocesana, una cita que los diferentes grupos esperan con ansias, y que sin duda, moviliza a toda la comunidad, el Pbro. Juan José Janna Céspedes, Vicario Pastoral de la Diócesis de Caldas, precisó: “Desde Hace tres años estamos celebrando en la Diócesis de Caldas un pentecostés juvenil, donde todos los grupos de las diferentes parroquias se reúnen en un lugar concreto para celebrar el don del Espíritu, quien reavivará, no solo la vida de estos jóvenes aquí congregados, sino también sus grupos juveniles y por ende sus parroquias”.

Delegaciones de los municipios de Amagá, Armenia, Caldas, Fredonia, Heliconia, La Tablaza, La Pintada, Montebello y Santa Bárbara, participaron de esta gran fiesta, en la que también hubo un espacio para orar por tantos jóvenes que están alejados de Dios y que hoy están perdiendo su vida en otras propuestas, diferentes a las de Jesús.

Misa Crismal: bendecidos y consagrados

En la  Catedral Nuestra Señora de las Mercedes, el pasado jueves 11 de noviembre, el Obispo de la Diócesis de Caldas, Monseñor César Alcides Balbín Tamayo y todo su presbiterio, presidieron la Misa Crismal, una celebración muy significativa, donde además de consagrar los Santos Óleos, los presbíteros renovaron sus promesas sacerdotales.

Durante la homilía, el Obispo de Caldas explicó que el Santo Crisma es usado en la celebración de los sacramentos del Bautismo, de la Confirmación, del Orden Sagrado, también usado para la consagración de altares y de iglesias; el Óleo de los Catecúmenos en el Sacramento del Bautismo; y el Óleo de los Enfermos, como su nombre lo indica, en el sacramento de la Unción de quienes han perdido la salud corporal.

A esta celebración, asistieron también delegaciones de todas las parroquias de la Diócesis, quienes participaron de esta Eucaristía, que se entiende como un importante signo de comunión.

Al finalizar, Monseñor César agradeció la presencia de los laicos que estuvieron presentes, así mismo les recordó el compromiso de orar incansablemente los unos por los otros “A todos ustedes queridos fieles, gracias por su cercanía, su apoyo y sus oraciones, siempre tan necesarias, y máxime en estos tiempos. Será siempre compromiso mutuo orar los unos por los otros”.

COMUNICADO DE LA DIÓCESIS DE CALDAS

A raíz de las amenazas recibidas por el párroco de la parroquia de San Antonio de Padua, de Armenia Mantequilla, y su salida intempestiva de la población, la Diócesis de Caldas se permite el siguiente comunicado:

  1. Lamentar las amenazas recibidas por el sacerdote Raúl Mejía Valencia, párroco de Armenia mantequilla, por parte de grupos al margen de la ley.  Hecho corroborado, primero por las autoridades competentes, y luego por reiteradas comunicaciones telefónicas.
  • Que con el ánimo de preservar la vida del padre Raúl Mejía Valencia fue necesario disponer su salida inmediata de la población, lo que deja desprovista a la comunidad de su pastor, hasta que cambien las condiciones y se pueda proveer el oficio vacante.
  • Condenar las amenazas contra la vida, la integridad y los bienes, no solo del sacerdote en mención, sino de todos los habitantes del occidente cercano del Departamento, que sufren tan lamentable flagelo.
  • Llamar la atención a las autoridades municipales, departamentales y nacionales, para que por medio de su presencia efectiva, en esta región y en la demás de nuestro Departamento y de toda la Nación, los hombres y mujeres de bien puedan vivir y trabajar en verdadera paz y concordia, y de manera especial la cercanía a nuestros campesinos, para que no tengan que vivir bajo el miedo, la amenaza y la zozobra.
  • Invitar a todos a profunda reflexión, de manera especial en estos días de preparación para la Semana Mayor, porque cuando se abandona la Ley de Dios, la ley de amor, acaba triunfando la ley del más fuerte sobre el más débil, para que sean el respeto, el dialogo y el acercamiento, los que marquen las pautas del diario vivir.
  • Invitar a todos, niños, jóvenes y adultos, a hacer una clara opción por la vida y el respeto al otro como imagen de Dios, incluso a pesar de las diferencias.
  • Que en la esperanza de que acontecimientos tan lamentables, nunca se vuelvan a suceder en nuestro territorio diocesano, podamos caminar como verdaderos miembros y hermanos de la familia humana.

Para todos, paz y bien.

Caldas, marzo de 2019.

     Carlos Manuel Arenas Henao. Pbro.                                 X César A. Balbín Tamayo.

        Canciller Diócesis de Caldas                                               Obispo de Caldas

Agradecidos por tres décadas de nuestro Seminario

En la capilla del Seminario Diocesano de la Santa Cruz, nuestro obispo Monseñor César Alcides Balbín Tamayo; el obispo emérito Monseñor José Soleibe Arbeláez; el obispo de la Diócesis de Sonsón Rionegro Monseñor Fidel León Cadavid y todo el presbiterio de la Diócesis de Caldas, presidieron una Eucaristía para agradecer a Dios por los 30 años de  esta casa de formación, en la cual oraron por toda la Diócesis y le pidieron al dueño de la mies que nos siga regalando obreros para su viña.

La Eucaristía fue presidida el pasado 30 de enero y se constituyó en la primera celebración oficial de estas tres décadas del Seminario. La próxima celebración será el viernes 1 de febrero, una vigilia de oración de 7:00 p.m. a 9:00 p.m. para agradecer a Dios por todas las bondades que nos ha regalado a través de nuestro Seminario.

Así mismo, el 2 de febrero, día clásico de este aniversario, se invita a la comunidad a participar de una Eucaristía a las 6:00 p.m. en la Catedral Nuestra Señora de las Mercedes.

 

30 años formando Presbíteros

El próximo 2 de febrero, el Seminario Diocesano de la Santa Cruz y con él toda la Diócesis de Caldas, celebrará con alegría 30 años de fundación, un acontecimiento que llena de profunda esperanza a esta Iglesia particular, pues como lo expresó en múltiples oportunidades nuestro primer Obispo, Monseñor Germán García Isaza, “el Seminario es el corazón de la Diócesis”.

Durante el año, esta celebración resonará por toda la jurisdicción eclesiástica, y la comunidad será convocada a diferentes actividades para enmarcar esta gran festividad. Es importante recordar que uno de los primeros hitos en la historia diocesana, fue la creación del Seminario.

«Estos 30 años son motivo de  inmensa gratitud y alegría, pero también son la oportunidad para que como Diócesis de Caldas le pidamos al Señor que envíe obreros a su mies; que nos siga regalando todos los días sacerdotes  santos, sabios, sencillos, y que muchos jóvenes le sigamos abriendo el corazón al Señor para que él haga su obra en nosotros y podamos seguir perpetuando por muchos años su mensaje salvador», así lo expresó Juan José Taborda Silva, seminarista de tercer año de filosofía.

 

Los sacerdotes de nuestra Diócesis #EnOración

Del 14 al 18 de enero los sacerdotes de la Diócesis de Caldas se encuentran reunidos, en compañía del Obispo, para vivir su semana anual de retiros espirituales, un espacio en el cual los pastores de esta Iglesia Particular hacen oración y comparten su experiencia de fe, para luego llegar a sus parroquias a multiplicar todo lo que han recibido.

Como Iglesia Diocesana oramos por ellos y le pedimos al buen Dios de la vida que los acompañe en estos días de silencio y oración.

¡Estamos en Panamá! #JMJ

Una delegación de la Diócesis de Caldas viajó a Panamá para participar de la Jornada Mundial de la Juventud, el evento en el que cada 3 años jóvenes católicos de todo el mundo se encuentran para compartir su fe, y acompañados por el papa Francisco, celebrar el regalo de ser Iglesia.

El Pbro. Luis Fernando Vélez Uribe, párroco de la Transfiguración del Señor, quien hace parte de esta delegación expresó: “Quiero manifestar mi agradecimiento con el Señor por esta oportunidad tan linda de participar de  la Jornada Mundial de la Juventud. Una experiencia nueva para mí y para la Diócesis. Manifestar el cariño de todos los fieles panameños, la acogida, la fraternidad y el amor que han colocado para recibirnos en el nombre del Señor. Se siente el rostro joven de la iglesia, un desafío para nosotros como Iglesia diocesana… animarlos a todos para que sigan orando por esta experiencia que esperamos produzca muchos frutos en los jóvenes nuestros”.

Así mismo, Yuli Ramírez, una de las jóvenes que participa en esta jornada, precisó “Para mí estar en la JMJ ha sido un privilegio muy grande que me ha dado Dios, me siento muy orgullosa de representar a mi Diócesis. Es muy bonita la experiencia de compartir con una familia panameña y recibir su cuidado y acogida. Realmente es algo indescriptible participar de esta jornada”.

Aproximadamente 15 personas conforman esta representación de la Diócesis de Caldas Antioquia. Sacerdotes, religiosas y jóvenes laicos de nuestro territorio, están levantando la bandera de Colombia en este encuentro y están mostrando el rostro joven de nuestra Iglesia Particular.