¿Cómo va el Sínodo en la Diócesis de Caldas?

El pasado 19 de octubre, siguiendo las indicaciones del papa Francisco, en la Catedral Nuestra Señora de las Mercedes se celebró la Eucaristía de apertura del Sínodo 2021 – 2023. Un acontecimiento muy significativo en el que toda la Diócesis de Caldas fue invitada a unirse en esta ruta de escucha, diálogo y encuentro, marcada por tres palabras claves: comunión, participación y misión.

Desde entonces iniciamos en esta jurisdicción eclesiástica la fase de escucha: un momento fundamental en el que todos los bautizados están invitados a expresar cómo se sueñan la Iglesia. A respecto, el numeral 1,2 del Vademecum para el Sínodo expresa que “Mientras la Iglesia emprende este viaje sinodal, debemos hacer todo lo posible para arraigarnos en experiencias de auténtica escucha y discernimiento, encaminándonos a convertirnos en la Iglesia que Dios nos llama a ser”.

Así hemos avanzado en este camino sinodal.


En la Diócesis de Caldas se consolidó la Comisión Diocesana para el Sínodo, conformada por sacerdotes, religiosas y laicos. Este grupo se ha reunido intensamente para generar las estrategias que se realizarán en los primeros meses del año 2022; entre ellas, una visita pastoral a cada vicaría. 



Un primer ejercicio de escucha se realizó con el Consejo Presbiteral. Este órgano diocesano está conformado por el Colegio de Consultores y los Vicarios Foráneos de las distintas zonas de la Diócesis de Caldas.

Otro momento muy significativo en este proceso fue el encuentro con el Consejo Diocesano de Pastoral. Este grupo en el que participan sacerdotes y laicos, también tuvieron la oportunidad de ser escuchados y de expresar y discernir los retos, los desafíos, las luces y las sombras de nuestra Iglesia Diocesana.

Cada año la Diócesis de Caldas celebra la Asamblea Diocesana la Nueva Evangelización. En esta ocasión estuvo dirigida únicamente para los sacerdotes. En este espacio los presbíteros expresaron sus sentires y, con el fin de construir una cultura sinodal, pusieron en común aspectos relacionados con su vida, su vocación y su experiencia evangelizadora.


Se espera que antes de finalizar el mes de abril del año 2022 este ejercicio de escucha se lleve también a las parroquias, para que todos los que hacen parte de esta porción del Pueblo de Dios, se sientan involucrados en este proceso sinodal.