Misa Crismal: bendecidos y consagrados

En la  Catedral Nuestra Señora de las Mercedes, el pasado jueves 11 de noviembre, el Obispo de la Diócesis de Caldas, Monseñor César Alcides Balbín Tamayo y todo su presbiterio, presidieron la Misa Crismal, una celebración muy significativa, donde además de consagrar los Santos Óleos, los presbíteros renovaron sus promesas sacerdotales.

Durante la homilía, el Obispo de Caldas explicó que el Santo Crisma es usado en la celebración de los sacramentos del Bautismo, de la Confirmación, del Orden Sagrado, también usado para la consagración de altares y de iglesias; el Óleo de los Catecúmenos en el Sacramento del Bautismo; y el Óleo de los Enfermos, como su nombre lo indica, en el sacramento de la Unción de quienes han perdido la salud corporal.

A esta celebración, asistieron también delegaciones de todas las parroquias de la Diócesis, quienes participaron de esta Eucaristía, que se entiende como un importante signo de comunión.

Al finalizar, Monseñor César agradeció la presencia de los laicos que estuvieron presentes, así mismo les recordó el compromiso de orar incansablemente los unos por los otros “A todos ustedes queridos fieles, gracias por su cercanía, su apoyo y sus oraciones, siempre tan necesarias, y máxime en estos tiempos. Será siempre compromiso mutuo orar los unos por los otros”.