Ordenación de diáconos en la Diócesis de Caldas

El pasado 22 de junio, el Obispo de la Diócesis de Caldas Monseñor César Alcides Balbín Tamayo, concedió el orden del diaconado a tres jóvenes, quienes desde el 24 de enero de 2010 se venían formando en el Seminario Diocesano de la Santa Cruz: Daniel Felipe Acevedo, del municipio de Caldas; Juan Carlos Flórez, del municipio de Santa Bárbara y Víctor Daniel Echeverri, del municipio de Montebello.

La celebración se realizó en la Catedral Diocesana, a la cual asistieron delegaciones de los municipios de origen de los nuevos Diáconos. El Obispo en repetidas ocasiones reiteró lo significativo que es para la Diócesis de Caldas tenerlos, pues sin duda su tarea principal será servir al Pueblo de Dios y a la liturgia.

Con respecto a las funciones de los diáconos, el numeral 29 del Documento Conciliar Lumen Gentium señala que es oficio propio del diácono:

  • Administrar solemnemente el bautismo.
  • Reservar y distribuir la Eucaristía
  • Asistir al matrimonio y bendecirlo en nombre de la Iglesia.
  • Llevar el viático a los moribundos.
  • Leer la Sagrada Escritura a los fieles.
  • Instruir y exhortar al pueblo.
  • Presidir el culto y oración de los fieles.
  • Administrar los sacramentales.
  • Presidir el rito de los funerales y sepultura.

Este numeral de Lumen Gentium, también cita las palabras del bienaventurado Policarpo, quien en relación a los diáconos señala: «Misericordiosos, diligentes, procediendo conforme a la verdad del Señor, que se hizo servidor de todos».

Por su parte, los nuevos diáconos expresaron:

 

Algunas fotografías de la celebración