Primer Monasterio en la Diócesis de Caldas

Llegan a la Diócesis de Caldas las Hermanas del Santísimo Salvador y Santa Brígida, una orden religiosa contemplativa, a fundar su monasterio en el territorio de nuestra Iglesia Particular.

Este grupo de 10 religiosas llegó desde México con la firme ilusión de hacer parte de nuestra familia diocesana, y convertirse así en el primer monasterio que llega a la Diócesis, pues aunque en ella existen 14 comunidades religiosas, esta es la primera comunidad de clausura que se asienta entre nosotros.

“Estamos aquí por voluntad de Dios, pues al saber que en Caldas no había ninguna comunidad contemplativa, entendimos que nuestro Señor nos necesitaba aquí. La expectativa de cualquier monja brigidina es entregarse al Señor, y que el monasterio sea un semillero de vocaciones. Nuestra ilusión es quedarnos en el corazón de la Diócesis, ser ayuda para los presbíteros a través de nuestra oración, que es lo que toda monja hace, entregarse a Dios en el silencio, en soledad y en el sacrificio”, así lo expresó la Madre Marta María de San José, abadesa del monasterio de Tacámbaro México.

Por su parte, el Presbítero César Augusto Acevedo Quiceno, Delegado Diocesano para la Vida Consagrada, precisó que “Es un regalo de Dios poder tener esta rama contemplativa en la Diócesis, pues ellas son una fiel expresión de la Iglesia orante y suplicante, con mucha alegría las recibimos y estaremos dispuestos a apoyarlas en este proceso de fundación”.